Consejos para la prevención del resfriado

La prevención resulta esencial en el resfriado, dado que no todos los contactos con patógenos conllevan necesariamente una infección. Las mucosas intactas de las vías respiratorias no permiten que los gérmenes penetren por completo; un sistema inmunitario potente vuelve a los virus inofensivos. Descubre aquí cómo puedes prevenir un resfriado.

Reforzar el sistema inmunitario con una alimentación saludable

 

Tener un sistema inmunitario fuerte es la base para la prevención del resfriado porque, en condiciones ideales, elimina los virus antes de que lleguen a infectar el organismo. Además de una dieta equilibrada con muchas vitaminas, las siguientes medidas pueden ejercer un efecto positivo en la defensa inmunitaria:

  • Enriquece tu vida cotidiana con duchas frecuentes
  • Mímate con sesiones de sauna regulares
  • Muévete al aire libre y practica deporte de resistencia

Al mismo tiempo, es importante no sobrecargarse. Duerme bien, porque tu cuerpo tiene más necesidad de descansar en la estación fría. De siete a ocho horas de sueño cada noche es la cantidad ideal. Evita siempre que puedas el estrés, porque sobrecarga las defensas. Los ejercicios de relajación como yoga o entrenamiento autógeno pueden ayudar: un buen libro también es útil.

Aspirina C

Aspirina® C: Alivia síntomas del resfriado como el dolor y la fiebre

Aspirina® C funciona de manera eficaz para combatir el dolor leve o moderado y la fiebre asociada al resfriado.

Para mayores de 16 años.

ALIVIA LOS SINTOMAS DEL RESFRIADO

Sugerencia para la prevención del resfriado: mantener las mucosas húmedas

Especialmente durante la estación fría, en la que las temperaturas casi siempre son bajas, la mayor parte de las casas tienen calefacción. El aire seco de la calefacción es malo para las mucosas porque las reseca y disminuye su resistencia a los virus comunes del resfriado. Las siguientes sugerencias pueden dar resultado y servir para la prevención del resfriado:

  • Propicia un ambiente agradable colocando un cuenco de agua sobre el radiador, por ejemplo. 
  • Bebe mucho líquido para mantener húmedas las mucosas. Se recomienda beber por lo menos dos litros de agua o de infusiones sin azúcar al día.
  • Mantén la mucosa nasal húmeda con un pulverizador de agua marina o una ducha nasal.

Los humidificadores electrónicos constituyen una alternativa habitual a los cuencos de agua sobre el radiador. Ventilar varias veces al día durante algunos minutos el llamado aire estancado también mejora el aire ambiental.

 

Reducir el riesgo de contagio como medida de prevención del resfriado

El contagio por el virus del resfriado se produce a través de gotículas o por contacto. Cuando la infección tiene lugar por medio de las gotículas, al hablar o toser liberamos gotículas minúsculas de moco al aire en las que puede haber presencia de virus. Si otras personas inhalan ese aire pueden contraer una infección. Ventilar con frecuencia el aire del entorno en el que se encuentra puede reducir este riesgo y prevenir los resfriados.

Los virus del resfriado se encuentran en superficies como mesas o manillas. En cada contacto se diseminan a las manos y, desde ahí, pueden llegar a la boca y la nariz con un toque inconsciente en el rostro. Por este motivo debes lavarte las manos regularmente con jabón, especialmente durante el período de frío.

¿Lo sabías?
Los virus del resfriado pueden, increíblemente, sobrevivir durante mucho tiempo en los objetos. Algunos ejemplos: en el teclado de un portátil o en el auricular del teléfono los virus sobreviven hasta dos días y medio; en las palmas de las manos o en los pasamanos de autobuses y trenes llegan a sobrevivir hasta tres días.
banda azul
sello anefp ancho2