Proceder de forma eficaz contra el dolor muscular

Tensión, calambres o distensión muscular: las causas del dolor son tantas como las ofertas terapéuticas disponibles. ¿Qué hacer entonces en caso de dolor muscular? ¿Y los tratamientos para el dolor muscular también ayudan contra el dolor de las articulaciones?

¿Qué sirve de ayuda en caso de dolor muscular?

Para mitigar el dolor muscular las personas afectadas también tienen la opción de escoger diferentes abordajes terapéuticos que se pueden aplicar en casa. Si sufres de dolor ocasional, puedes optar por el tratamiento mediante analgésicos. Por ejemplo, Aspirina® , cuenta con propiedades analgésicas inhibiendo la síntesis de las prostaglandinas, lo que impide la estimulación de los receptores del dolor. Cuando se logra mitigar el dolor muscular es más fácil movilizar las zonas musculares afectadas.

Presionar, pellizcar, pinchar: el dolor muscular se manifiesta de diversas maneras, en consonancia con la causa que subyace. Debes consultar con un médico siempre que no estés seguro sobre la causa del síntoma o si sufres lesiones o enfermedades. El médico puede hacer un diagnóstico y comenzar las medidas terapéuticas adecuadas. Para el dolor muscular, están entre otras las siguientes:

  • Fisioterapia
  • Masajes
  • Cremas analgésicas o comprimidos
  • Acupuntura

¿Qué más puedes hacer en caso de dolor muscular? Además de tomar analgésicos, existen otras maneras de combatir suavemente el dolor agudo y la tensión, por ejemplo, con tratamientos térmicos: cuando tomes un baño, aplícate un chorro de agua caliente en la zona dolorosa o toma un baño caliente con productos de baño relajantes. Del mismo modo, la luz infrarroja, los parches térmicos y la buena y clásica bolsa de agua caliente a veces obran milagros contra el dolor.

Y, por último, debes mantener la calma, incluso cuando sufras dolor agudo, pues el estrés no sólo ejerce una función importante en la aparición del dolor, sino que también lo refuerza y provoca un aumento de la tensión. Por este motivo, haz ejercicios de relajación como yoga, entrenamiento autógeno o ejercicios de distensión muscular.

Contra el dolor muscular: prevenir el dolor

¿Quieres prevenir el dolor agudo durante más tiempo? ¡Pues practica ejercicio! Una actividad regular que fortalezca los músculos de la espalda, como andar en bicicleta, nadar o caminar, te mantiene en movimiento y cuida de los huesos y los músculos manteniéndolos fuertes. Establece el entrenamiento adecuado para ti y planifica siempre una fase de calentamiento. Asimismo, asegúrate de curar las heridas y de reducir la obesidad, si es necesario.

banda azul
sello anefp ancho2