Causas del dolor de cuello y espalda: tensión en el cuello y otras

Trabajo en el ordenador, paseos en coche, largas noches frente a la televisión: pasamos la mayor parte del tiempo sentados. En consecuencia, surgen tensiones y dolores que llevan automáticamente a adoptar posturas incorrectas. Empieza un círculo vicioso porque muchas veces una postura incorrecta alimenta la tensión y provoca aún más dolor. Aunque también hay otras causas que pueden favorecer el dolor de cuello y espalda o empeorar el estado.

Una fisioterapeuta examina un nervio comprimido del cuello del hombre.

Resumen de las causas del dolor de cuello y espalda

Una diversidad de factores puede afectar negativamente a la espalda alta, el cuello y la región posterior generando dolor. Las causas más frecuentes son:

  • Tensiones musculares
  • Lesiones
  • Otras enfermedades de larga duración como inflamaciones o enfermedades reumáticas, hernia discal, osteoporosis en la que su médico le indicará cuál es mejor tratamiento para el dolor.

Las causas del dolor en el cuello y la espalda no tienen por qué surgir de repente, es posible que hayan pasado desapercibidas durante algún tiempo. Un movimiento en falso o una corriente de aire frío muchas veces basta para desencadenar el dolor de cuello y espalda.

Asimismo, existen diversos otros motivos que pueden causar los síntomas:

  • Levantar pesos incorrectamente
  • Un mal movimiento, por ejemplo practicando deporte
  • Distensiones, tensiones o lesiones durante el sueño

En lo referente a este dolor, normalmente se hace notar de forma aguda.

El modo de vida moderno como causa de tensiones en el cuello y de dolor de espalda

En la actualidad mucha gente sufre dolor de cuello y espalda de manera ocasional. ¿Pero por qué? La respuesta se encuentra en nuestro modo de vida moderno. Al contrario que las generaciones anteriores, el hombre actual casi no se mueve. Y quien se mueve muy poco carece de una musculatura estable. A su vez, los músculos débiles no consiguen soportar y aliviar la columna vertebral de forma satisfactoria: la consecuencia es el dolor de espalda.

¿Sabía que?

La columna vertebral tiene que soportar, junto con los músculos que la rodean, el peso de la cabeza, que pesa más de cinco o seis kilos.

A la falta de ejercicio se añade también en el caso de muchas personas un esfuerzo físico unilateral y una postura perjudicial. Por lo tanto, quedarse muchas horas sentado de un tirón en el lugar de trabajo, ejercer trabajos sin ergonomía frente a la pantalla o mirar el móvil («cuello de SMS») pueden contribuir a provocar las tensiones en el cuello y otros síntomas.

Además, como resultado de una mala postura a largo plazo o una sobrecarga unilateral, puede aparecer un nervio comprimido en la zona del cuello, los hombros o la espalda. Este fenómeno se percibe muchas veces por un dolor acentuado en la espalda, tensión en los músculos o incluso entumecimiento.

Por otra parte, con una tensión en la zona del cuello surgen igualmente síntomas como dolor de cabeza, que también se conocen como cefaleas de tensión.

Muchas veces, se infravalora el estrés psíquico como posible causa del dolor de cuello y espalda. Así, por ejemplo, un mal clima en la empresa, el miedo en el puesto de trabajo o el estrés pueden provocar síntomas en la espalda. El motivo: cuando estamos bajo presión, el cuerpo reacciona liberando adrenalina, un mecanismo que antiguamente solía preparar los músculos para la acción de huir o luchar debido al enorme esfuerzo muscular que era necesario. Este mecanismo de liberación de adrenalina se ha desarrollado naturalmente hasta la actualidad, momento en el que esta liberación ya no se agota: la adrenalina permanece en el cuerpo, causando tensión y otros síntomas.

¿Quiere saber cómo puede tratar el dolor de cuello y espalda? Lea más datos sobre los métodos de tratamiento